Denuncian discriminación y maltrato al personal laboral de la prisión millitar de Alcalá

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

 

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) ha denunciado la discriminación, abusos y maltrato que sufre el personal laboral de celadores en la prisión Militar de Alcalá de Henares y que se dedican a la seguridad interior del único centro militar penitenciario de España.

Aseguran que la dirección militar del centro nunca ha visto con buenos ojos que la vigilancia interior esté en manos de personal civil que terminando siendo sancionado con rigurosísimas faltas disciplinarias que son recurridas ante los tribunales, siendo anuladas en la mayoría de los casos.

Además, se acaba de publicar un nuevo Reglamento Penitenciario Militar sin contar con los sindicatos de prisiones y "publicado con nocturnidad y alevosía y en el que de una manera premeditada se ha ninguneado a todo el colectivo de Vigilancia Interior", según la APFP. "Con este nuevo reglamento los celadores de la prisión militar, están trabajando en un desamparo legal como no se había conocido nunca", añade la asociación.

La APFP ha interpuesto un recurso contra ese reglamento en el Tribunal Supremo que ha sido admitido a trámite. "Cremos que la justicia corregirá esta aberración jurídica hacia los celadores de prisiones que sufren diariamente las decisiones injustas y arbitrarias de la dirección del Centro, por ello, este colectivo que lleva años sufriendo los agravios, está en estos momentos más unido y fortalecido que nunca para poder hacer frente a esta nefasta dirección", agregan. .

Asimismo, APFP lamenta la "dejación del resto de centrales sindicales firmantes del convenio único, al ser estos corresponsables de que este colectivo se haya incluido en el convenio único el cual nos ha llevado al ostracismo total".

Por otro lado, la APFP tampoco entiende "la rotación de la dirección del centro penitenciario militar, puesto que ocupa personal militar, que constantemente se está modificando y renovando por cambios de destino, jubilaciones, traslados, ascensos, etc lo que supone que no haya una dirección que se mantenga un tiempo estable, lo que acarrea que el centro penitenciario militar se rija por distintos criterios en función del responsable que haya en cada momento. Personal militar que carece absolutamente de cualquier experiencia y formación del ámbito penitenciario y que llega destinado al Establecimiento Penitenciario como si fuera una unidad militar más".

"Tal es la precariedad laboral en la que se trabaja, que aún teniendo trato diario y directo con el personal militar condenado, no son considerados ni siquiera funcionarios, estableciéndose como personal laboral Grupo 3, que complica nuestra labor en el ejercicio de nuestras funciones como garantes de la seguridad y vigilancia interior de la Prisión Militar. Por lo que llevamos años reclamando como colectivo una funcionarización que nunca llega", añaden.

El colectivo de celadores de la Prisión Militar esta formado por 68 trabajadores laborales "que nadie sabe que hacen, que nadie sabe que existe, y que realiza un trabajo para la sociedad que se desconoce totalmente, más cuando los internos que hay en el mencionado centro penitenciario, son guardias civiles y militares de distinto rango y graduación con distintos delitos cometidos", según la APFP.

Información adicional