Un interno “peligroso” amenaza a un funcionario en la prisión Fuerte Mendizábal

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Los hechos que denuncia ocurrieron el pasado domingo por la tarde, cuando un preso, considerado peligroso, amenazó de muerte a uno de los funcionarios que estaba de guardia, advirtiéndole que el próximo viernes saldrá de prisión y que entonces lo buscaría en la calle. A falta de la apertura del módulo de aislamiento, el interno se encuentra en el módulo de prisión preventiva, algo que desde el APFP denuncian, ya que se mezclan internos de baja peligrosidad con los de alta.

“Esto ya se está convirtiendo en una prisión como las de la península, de alta peligrosidad, pero seguimos sin el reconocimiento económico, ni de los mandos, ni de la Secretaría General. Estamos como si estuviéramos en los Rosales”, lamentó Raya.

 
 
 

El interno, según relató uno de los funcionarios, se pasó toda la tarde en la ventana de la celda, con las “piernas colgando” y vociferando insultos a los funcionarios. Fue al entrar en el interior de la celda, para llamarle al orden, cuando empezó a amenazar de manera directa al funcionario, advirtiéndole que el próximo viernes saldría de la prisión y que su intención era buscarlo y agredirle en la calle.

Esto ha provocado la preocupación de los funcionarios, ya que tal y como reconoce Raya, Ceuta es una ciudad pequeña y se sienten expuestos e indefensos ante este tipo de situaciones. “Mientras que el módulo de régimen cerrado permanezca cerrado, consideramos que estos internos no deben estar en Ceuta”, puntualizó.

Desglosó que el módulo de Ingresos, que actualmente tiene función de Aislamiento, es el lugar donde el juez ordena la prisión preventiva, por lo que algunos pueden ser primarios, es decir, delitos considerados de gravedad leve. “Estos internos, que son de extrema peligrosidad y que en otros centros de la península estan en régimen cerrado, pues los tenemos allí en Ingresos conviviendo con ellos. Lo primero que tenemos es un problema de seguridad importante, porque en estas condiciones no podemos garantizar la integridad física de los internos”, alertó.

Desde la APFP insisten en que la solución recae en la apertura del módulo de Aislamiento, pero para ello se necesita un mínimo de 40 funcionarios más. De no poder enviar esa dotación de personal, creen que la alternativa está en que este tipo de internos, de extremada peligrosidad, sean enviados a la península tanto para seguridad de los funcionarios como de los propios reclusos. Este es el método que se seguía en Los Rosales, recordó Raya, enviando a este tipo de internos a otras prisiones peninsulares.

“La solución es traer más funcionarios y tener la cárcel abierta en condiciones o si la intención de la Secretaría General es dejarla como está, con tres módulos abiertos, nada más, de hombres y uno de mujeres y con los internos mezclados. El principal problema que tenemos es que no hay clasificación interior”, denunció y recordó que la Ley Orgánica de Instituciones Penitenciarias ordena un tratamiento individualizado de los presos, cosa que a día de hoy no se puede llevar a cabo con el personal con el que cuenta el centro.

La APFP desglosa que en las prisiones hay módulos de primarios; módulos de nocivos, donde están los más peligrosos; de aislamiento, donde están los primeros grados; módulos de vida normal, en los que hay internos de segundo grado. De igual manera, los menores y mayores están separados, además de los preventivos y los penados, que también están separados. “Aquí no, aquí está el módulo siete que es un cajón de sastre”, puntualizó el portavoz de la asociación.

Información adicional