Los internos de la prisión de Albolote volverán a disfrutar de la piscina hasta el 15 de septiembre

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Tras seis años sin poder acceder a este servicio, los internos del Centro Penitenciario de Albolote podrán disfrutar de la piscina al aire libre hasta el 15 de septiembre. La piscina del centro se encontraba en buen estado de conservación, pero la puesta en marcha de la pileta de 740 metros cúbicos costará en total 70. 294 euros.

El proyecto, que forma parte de una iniciativa del Gobierno central que desarrolla el Ministerio del Interior, invertirá un total de 339.411 euros en el acondicionamiento y apertura de 25 piscinas en los centros penitenciarios nacionales. A estos gastos hay que añadir la preparación de los internos que desempeñen la función de socorristas. Aunque las instalaciones del centro de Albolote se encontraban en buen estado de conservación, encabezan la lista de gasto, seguido del Centro Penitenciario Sevilla II (46.3480 euros) y la cárcel de Huelva (27.392). La piscina sólo está superada en capacidad por la de Huelva, que tiene 800 metros cúbicos.

Con motivo de la crisis económica, el Gobierno del PP ordenó cerrar las piscinas de todos centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIIPP) en el año 2012. El pasado mes de junio, el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, encargó a los directores de los centros con piscina habilitada que redactaran un informe sobre el estado y situación de las mismas. Una vez con los datos en la mano, el máximo responsable de las cárceles españolas decidió poner en marcha el plan de renovación. 

Sin embargo, no todas las piscinas entrarán en funcionamiento en agosto. En algunas de ellas, debido al tiempo transcurrido en los que se han mantenido paralizadas, solamente se las acondicionará para el próximo verano. Durante estos estos seis años fuera de servicio, la mayoría de las instalaciones se han deteriorado, comenzando por las depuradoras. Además, los centros deberán actualizar los permisos oficiales y las concesiones de agua. En la actualidad hay sesenta y nueve centros penitenciarios, tres unidades de Madres y dos centros psiquiátricos, si bien no todos los centros disponen de piscina, y en otros casos no se han puestos en funcionamiento por su estado de conservación, destacando los centros penitenciarios que tiene piscinas climatizadas, como son las de Málaga II, Murcia II, Sevilla II, Albocasser, y Álava.

La iniciativa del ejecutivo ha despertado la indignación de los funcionarios de prisiones. La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) lamenta la decisión y califica como «preocupante» el número de funcionarios necesarios para la vigilancia de estas dependencias. El sindicato asegura que el personal en los centros «está bajo mínimos» y el funcionamiento daña la seguridad y convivencia ordenada de los centros penitenciarios. Por otro lado, los trabajadores critican que se les deniegue las mejoras económicas que demandan, entre ellas la subida de niveles, el pase del cuerpo de ayudantes al grupo B, las mejoras económicas que demandan como la subida de niveles, el pase del cuerpo de ayudantes al grupo B y la reordenación de las categorías de los centros dependientes de la SGIIPP. 

Información adicional