La APFP denuncia la ‘precaria situación’ en la que trabajan los funcionarios de prisiones

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

 

Ayer, sobre las dos y media de la tarde, en el departamento de aislamiento de la prisión de Albolote (Granada), un interno clasificado en primer grado prendió fuego al colchón de su celda, y provocó un gran fuego en su habitación, y una gran humareda en la galería en la que se encontraban el resto de reclusos.

Según ha relatado a Confilegal Francisco Llamazares, presidente de la APFP, este recluso puso en peligro su vida, la de los funcionarios y la de los internos en aislamiento, que tuvieron que ser sacados de sus dependencias, “con el riesgo que esto conlleva” ante la “peligrosidad de los internos que hay en aislamiento, y el humo que había, con el que no se veía nada”.

Llamazares indica que “una vez más, gracias a la rápida intervención de los funcionarios se salvó al interno y se puso a salvo al resto de presos”.

“Nuevamente sin ser bomberos han arriesgado su vida para salvar la de un interno”, añade.

Llamazares destaca que esto se produce mientras el Gobierno “no ha atendido a ninguna de las peticiones de los sindicatos respecto a las condiciones laborales en las que trabajan, las mejoras salariales y la falta de personal”.

Además, avisa de que en el departamento de aislamiento de la cárcel de Albolote sólo hay un equipo de respiración autónoma, y dice que serían necesario dotar de más equipos ante situaciones como ésta, extractores de humo más potentes, así como instalar aspersores en los techos.

También alerta de que “en este centro penitenciario existe hacinamiento”, algo que ya ha denunciado su sindicato en varias ocasiones. Explica que normalmente los centros tipo tienen capacidad para 1.080 internos y en esta prisión superaban recientemente los 1.400.

Otra de las quejas sobre este centro penitenciario es la falta personal. Informa que “la plantilla cuenta con una media de edad cercana a los 55 años, lo que conlleva un gran número de bajas, jubilaciones y pases a segunda actividad”.

Francisco Llamazares critica que ha planteado en diversas ocasiones una serie de medidas que serían “necesarias” llevar a cabo en los centros penitenciarios, pero han sido “desoídas” por la Administración.

Avisa al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, de la “precaria situación” en la que trabajan los funcionarios de prisiones, y le reclama que cumpla las promesas que hizo al colectivo penitenciario cuando tomó posesión.

Información adicional