La vigilancia exterior de las cárceles volverá a ser asumida exclusivamente por las Fuerzas de Seguridad del Estado

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

El director general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha informado que la seguridad exterior de las cárceles volverá a ser asumida por las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Ha explicado que la intención del actual Ejecutivo es ir rescindiendo poco a poco los contratos con empresas privadas, y a medida que se vayan reponiendo efectivos en la Policía y la Guardia Civil, ir cubriendo la seguridad exterior con estos funcionarios públicos.

Ortiz hizo ayer este anuncio en su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso para explicar los presupuestos de su departamento para 2019, que ascienden a 1.196 millones de euros, lo que supone un incremento del 3% respecto a 2018.

Según han denunciado los sindicatos de prisiones en Confilegal, el Ejecutivo de Mariano Rajoy desembolsó 175 millones en la privatización de la seguridad exterior de las cárceles.

Destacan que aquella medida “se vendió con la excusa de colocar a los escoltas del País Vasco, pero que “en su día sólo el 10% de vigilantes de esas empresas eran guardaespaldas”, y que en la actualidad “ya no queda prácticamente ningún escolta en esas mercantiles que han ganado el concurso”.


Según informan, la empresa que más adjudicaciones ha tenido es OMBUDS.

¿Y qué ha aportado la privatización de la gestión de la seguridad exterior? Juan Fernández, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), manifiesta que “ha supuesto que vigilantes, guardias civiles y policías están desempeñando los mismos cometidos de modo duplicado”.

El director de Instituciones Penitenciarias también ha aprovechado el debate previo sobre la subida salarial de policías y guardias civiles para irónicamente preguntarse por la falta de cuantía destinada a los funcionarios de prisiones.


“Entre el padre y la madre, dejaron ustedes huérfanos a los funcionarios de prisiones. No aprovecharon el viaje para hacer la equiparación de todos los funcionarios del Ministerio”, se ha quejado.

Ortiz ha dicho que en el anterior Ejecutivo dejaron “huérfanos” a los funcionarios de Prisiones en los acuerdos de equiparación salarial, y que ya ha mantenido diversas reuniones con los sindicatos al respecto.

Según ha informado, se ha acordado la creación de cuatro grupos de trabajo para abordarlas agresiones a funcionarios (223 en 2018), la formación, la reforma de clasificaciones, entre otras cuestiones.

Ha recordado que desde 2008 hay 13.000 internos menos en las cárceles, de tal manera que la ratio ha pasado de un funcionario de vigilancia por cada 5,67 presos a uno por 4,39 reclusos. Ha reconocido que aún hay 3.000 vacantes de funcionarios, y ha informado que en unos meses se cubrirán 956.

Los sindicatos dicen que hay un déficit de más de 3.400 plazas de efectivos que se han perdido en los últimos años, y que falta una oferta de empleo extraordinaria para cubrirlas e “incrementar así la seguridad en las prisiones y paliar también el aumento de las agresiones a los funcionarios”.

Preguntado por el PP sobre la cesión de las competencias de prisiones al País Vasco, lo que tanto este partido como Ciudadanos entienden que es un “pago” del Gobierno de Pedro Sánchez por el apoyo del PNV y Bildu en la moción de censura, Ángel Luis Ortiz ha zanjado el asunto diciendo que no depende de él.

“La decisión política es al más alto nivel, no me corresponde a mí”, ha contestado.

“En cuanto reciba la instrucción, me pondré a trabajar en ello. En tanto en cuanto no la reciba, yo gestiono las tres prisiones del País Vasco”, ha añadido.

El Gobierno y el Ejecutivo vasco han fijado un calendario de cesiones de competencias en cumplimiento del Estatuto de Guernica que incluye, entre otras, las competencias sobre prisiones.

Además de la cesión de prisiones al País Vasco, algo “reclamado históricamente por el PNV y también por ETA”, la oposición ha reprochado a Interior sus “mentiras” sobre el acercamiento de presos “con delitos de sangre” o la “foto de la vergüenza”, en palabras de la diputada ‘popular’ Marimar Blanco, que se hicieron la pasada Nochebuena para la portada de un periódico la líder del PSE, Idioia Mendia, y el “terrorista Otegi”.

Información adicional