Un preso de la cárcel de Álava, intoxicado por inhalación de humo al tratar de quemar el colchón de su celda

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP), en su sección de Álava, ha denunciado públicamente un nuevo incidente que tuvo lugar este viernes en el centro penitenciario de Zaballa. Según ha informado este colectivo profesional a través de las redes sociales, hacia las ocho menos cuarto de la tarde, un interno provocó un incendio en su celda de aislamiento, ubicada en el módulo de ingresos de la prisión.

Al parecer, el preso intentó quemar su colchón; aunque éste no ardió debido al material ignífugo con el que están fabricados. Eso sí, provocó un intenso humo que alertó a los funcionarios de prisiones. Éstos actuaron de inmediato. Varios trabajadores de la prisión sacaron al interno -que estaba inconsciente- de su celda y desalojaron a otros reclusos que había en el módulo hasta que el recinto quedó completamente ventilado.

El preso que causó el incidente fue trasladado a un centro hospitalario de Vitoria al objeto de recibir atención médica por inhalación de humo. Según han confirmado a Efe fuentes de la Secretaría General de Instituciones Penintenciarias, el recluso volvió a ser trasladado a Zaballa por la noche.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones ha puesto en valor la «profesionalidad» de los trabajadores de la cárcel de Álava, «que sin medios, formación ni medios adecuados», lograron «salvarle la vida» al interno.

Se trata del segundo incidente ocurrido en el interior del centro penitenciario de Álava/Araba que trasciende esta semana. La asociación de trabajadores penitenciarios Tu abandono Me Puede Matar (TAMPM) denunció unos graves altercados ocurridos el lunes. Según un comunicado hecho público por este colectivo, en un módulo de internos «especialmente conflictivos», la jefa de servicios fue acorralada por varios presos, quienes arrojaron «vasos de café, latas y otros objetos» a la trabajadora. En ese momento y debido a la gravedad de los hechos, varios funcionarios acudieron a auxiliar a su compañera. Tras restablecer la normalidad, los empleados tuvieron que aislar a ocho reos como consecuencia de la revuelta.

Información adicional